Tuesday, May 31, 2005

El cine de Bergman


Colección Bergman

José Abril

Tal vez piensen que quien escribe esta columna es un obstinado nostálgico, que no recomienda y escribe otra cosa más que de películas viejas. Pero, justificándome ante el posible señalamiento, más que la nostalgia lo que motiva a escribir sobre estas obras es el entusiasmo de descubrir que la tecnología nos ha hecho justicia y que de la maldita globalización algo bueno hemos podido obtener. Gracias a esta maravilla que es el dvd, actualmente podemos revisitar nosotros los viejos (bueno, ni tanto) y recuperar para las nuevas generaciones (si se prestan y se dejan) maravillas cinematográficas que 10 años atrás no tenían posibilidad alguna en video. Así ha pasado -y de ello hemos tomado nota- con las obras del Allen setentero, el primer Almodóvar, todo Hitchcock y todo Kubrick y –más sorprendente aún- con autores fundacionales como Griffith y Einsenstein. Siendo optimistas, suponemos la lista de títulos y autores se estirará más en un futuro inmediato. Y este optimismo no es de a gratis, por lo menos la Colección Ingmar Bergman que recientemente acaba de arribar a nuestros territorios se ofrece como un sólido argumento.
El séptimo sello (1957), Fresas silvestres (1957), Gritos y susurros (1972), Escenas de un matrimonio (1973) y Fanny y Alexander (1982) son las piezas de esta colección, por mucho incompleta (basta echar un vistazo a la filmografía del autor para corroborarlo) pero en definitiva una muy buena muestra del genio de este realizador sueco, que desde hace algunos años se encuentra cinematográficamente inactivo.
Los cinco títulos sintetizan las obsesiones fundamentales del autor y las características generales de su obra. El cine de Bergman es de los pocos que reivindican la acción interior e introspectiva, más allá de la física, como móvil de la historia, un cine propio de una mirada fría y distanciada que contempla a sus personajes en sus infiernos personales. Entre la indagación teológica, la reflexión existencialista y la disección psicológica, Bergman presenta su universo en el que coloca como epicentro los rostros de sus criaturas; en su cine, pues, el rostro es en sí mismo la película, la base del argumento, el principio y el fin dramático; es en ese espacio donde descubre paisajes de inquietantes y misteriosos caminos, de pasajes obscuros que conducen inevitablemente al alma, angustiada siempre ya sea ante la relativa existencia de Dios, ya sea ante el vacío que supone la muerte, ya sea ante la incomunicación, ya sea por su eterno conflicto consigo misma.
El de Bergman como el de Andrei Tarkovski (otro genio a recuperar) son de esos cines totales que no cuentan con parangón alguno. Construcción dramática y composición visual se presentan indisolubles para ofrecer varios de los sublimes momentos que la cinematografía mundial ha presentado, como lo constatan la inquietante secuencia onírica que da inicio a Fresas silvestres, la partida de ajedrez entre la Muerte y un Caballero en medio de un paisaje apocalíptico en El séptimo sello, el infierno retratado como una simbólica habitación roja donde cuatro mujeres se consumen por desesperación, enfermedad e incomunicación en Gritos y susurros o la secuencia climática de Fanny y Alexander donde por montaje paralelo lo cotidiano se transforma en pesadilla paradójicamente redentora para un par de niños que han pasado por un largo y doloroso proceso de pérdida de la inocencia
Obviamente se echan de menos otras obras (Persona, La hora del Lobo, El silencio por ejemplo) pero pensemos en estas cinco piezas como una primera entrega de una amplia colección. No hay pretexto, pues, si no hay dinero para comprarlas, las puede adquirir en renta en su videoclub más cercano.

Monday, May 30, 2005

Do you remember rock n´ roll radio?


terminaron los festejos por el primer aniversario. esta es la programación del sábado pasado en altanoche radio:

the soft boys- i wanna destroy you
chicks on speed- we don´t play guitars
atom rhumba- how long?/too short
the lounge lizards- yak
guided by voices- everywhere with helicopter
morphine- the night
songs:ohia- i´ve been riding with the ghost
warren zevon- keep me in your heart
a girl called eddy- golden
tin tan- la taxista
superchunk- the hot break
happy mondays- 24 hour party people
lou reed- romeo had juliette
neil young- hey hey, my my (into the black)
ramones- do you remember rock n´ roll radio?
iggy pop- beat em up
temple of the dog- call me a dog
frank black- i want rock and roll
the hidden cameras- boys of melody
botellita de jerez- charrocanrol

altanoche. sábado. 9:00 a 10:30 pm. 107.5 fm.

A cuchillo

Frases asesinas:

"Hay una sola forma de llegar al corazón de los hombres: por la espalda y con un cuchillo".

Linda Peret en la obra Tengo marido y soy feliz.

Friday, May 27, 2005

Todos en cabina


el festejo en la cabina de altanoche Posted by Hello

El Edgar


¿puedo poner una canción? Posted by Hello

La pareja dispareja


dos tipos de cuidado Posted by Hello

La bebida


El vino con sabor a cahuamanta Posted by Hello

La pareja


La Fran y El Choko en altanoche Posted by Hello

En la madrugada


el festejo después del programa Posted by Hello

Fiesta


cajemenses en la cabina de altanoche Posted by Hello

Thursday, May 26, 2005

altanoche 8


Mayo de 2005


Posted by Hello

Ya circula (todavía sin placas) altanoche desde hace días. Quedó bien bonita (je). Es el número 8, el de mayo. En esta edición encontrarán textos de Sylvia Aguilar, Lenin Guerrero, Juan de Dios Cáñez, José Abril, Manuel Meza, Víctor Hugo Barrera, Jorge Gutiérrez, Josué Barrera, Joel Verdugo y Alonso Castillo.

Los Tres, Korda, Xiu Xiu, Tom Waits, Gogol Bordello, Bergman, The Kills, Van Morrison, Marc Ribot, Forseps.

El diseño de portada e interiores es de León Coyote.

¿Pedidos?

Man of golden words


Mother Love Bone

El nombre por lo menos llamaba la atención.
¿Amor de Madre?
Me suena.
Mother Love Bone.
Recuerdo que el Fontes me pasó una grabación del grupo.
Apple.
La primera y la última con Andrew Wood.
Todavía existía la biblioteca de Ciencias de la Comunicación
en Ciencias de la Comunicación.
El Fontes era bibliotecario por las tardes y siempre
escuchaba buen rocanrol.
Bajito.
Era 1990 o principios de 1991.
Los tiempos del policía Manlio Fabio y del títere Valencia.
Antes de la Ley 4 y la marcha de lo incierto al sótano (Chapo Soto dixit).
Junto con el Apple me prestó también el Louder than love de Soundgarden.
Algunos de los mejores gritos de Chris Cornell están ahí.
Uncover.
Big dumb sex.
El grunge apenas estaban inventándolo.
Después saldría a la luz Nirvana.
Y Alice in Chains y Pearl Jam.
Y un montón más.
Mother Love Bone.
El cantante Andy Wood ya era conocido en Seattle.
Jeff Ament y Stone Gossard tocaban bajo y guitarra en la banda.
En las últimas semanas he escuchado bastante a Mother Love Bone y el Louder than love.
La radio en esta ciudad es insoportable y esos dos casets no quieren bajarse del carro.
Andy Wood algo tenía con los perros.
Y con las estrellas y el amor, la música y el rock.
Without love
no one ever grows
nothing ever sings...

Cuando falleció, Polygram decidió grabar Apple.
Ament, Gossard, Cornell, Matt Cameron, Mike McReady y Eddie Veder
grabarían después Temple of the dog en homenaje al stardog champion.
El nombre del grupo salió de una canción de Wood.
I want to show you something, like joy inside my heart
seems I been living in the temple of the dog
where would I live if I were a man of golden words
or would I live at all
words and music -my only tools
communication
Por alguna razón en las últimas dos semanas no he programado canciones de Andy Wood en altanoche radio.
Las canciones han estado en cabina.
Demasiados (auto) invitados, creo.
En este 2005 se cumplen 15 años de la desaparición física del compositor, cantante y pianista.
Este sábado algo escucharemos de él en mi programa.
Música dura.
Con corazón.
No es grunge.
Tiene algo del hard rock ochentero pero con alma.
Lets fall in love with music
the driving force in our living

Amor de Madre...

Frases cantineras:

"La suerte de la fea a la bonita le vale madre".

Sin comentarios.

Tarde pero sin sueño


No son gente como uno, de Sylvia Aguilar Z.

Si atendiéramos a las reglas y consejos de la mercadotecnia, este libro tendría impreso en la portada un coqueto moñito tricolor con la leyenda: “Estoy en contra del desafuero”. Se vendería como pan caliente. O mejor, dadas las costumbres culinarias-bebedoras de los habitantes de este desierto llamado Sonora, se vendería como cerveza fría. Rápido y por docenas. Imaginen las colas en los expendios de libros unos minutos antes de medianoche:
-Un doce de libros y unos vasos.
-Quiero un veinticuatro con hielo.
-Un cartón de literatura.
-Un seis bien gélido.
-¿Todavía quedan de los light?
-Deme un seis, con portada dura.
Pero no. La literatura y la política no se llevan. Lo digo por lo del desafuero. Porque literatura y cerveza sí se llevan. No muy bien, pero de que se llevan se llevan.
El primer relato de No son gente como uno involucra a un personaje inolvidable para todos aquellos nacidos a finales de los sesenta y principios de los setenta. Olga Breeskin fue, para los prepúberes y pubertos de aquellos años, una sacerdotisa con violín que nos permitió compartir con papás y tíos, frente al televisor, nuestras primeras andanzas eróticas que invariablemente terminaban con una cola en el baño con quien sabe que aviesas y malsanas intenciones.
En Todos queremos ver a Olga, primer relato del libro, Susana, Pilar y la narradora comparten la misma angustia-placer: el primer vistazo al cuerpo humano desnudo, el conocimiento de los genitales, la verdad, dice la Sylvia narradora, la verdad.
Recuerdo que a esa misma edad, la que tienen los personajes del cuento, 11 años aproximadamente, mis amigos y yo conocimos más o menos la verdad del cuerpo femenino con una simple técnica: asomarse al baño de las mujeres. Mis amigos, a esa edad, ya sabían incluso cómo era el cuerpo femenino al contacto: se colocaban en la entrada del salón y, sin el menor asomo de educación, manoseaban a todas las mujeres que por ahí pasaban. No es necesario anotar que un par de varones también sufrieron semejante vejación. Aunque recuerdo a un compañerito, apodado con evidente malaleche El Chicloso, a quien parecía no disgustarle mucho el manoseo de que era objeto. Constantemente. Porque le daba por entrar y salir del salón. Una y otra vez. Pero esa es otra historia.
En No son gente como uno hay historias sabrosas. Que tal vez a los lectores les gustaría vivir. O que han vivido ya. Por las páginas de este libro uno se imagina encontrar a la solterona de la cuadra. Aquella que siempre acudía a la iglesia los domingos y a la menor provocación se persignaba y acudía con el padre a confesarse. O la señora chismosa que contaba cada día a sus vecinas diferentes e hilarantes historias que, si hubiera tenido contactos importantes y morrocotudos, algún agente de joligud podría habérselas comprado, las historias, para filmar uno más de los chorrocientos churros que se filmaron en los años ochenta del siglo pasado. Me vienen a la mente varios títulos para el guión: Girls in the hood, Husbands, wives and the janitor, que, ya en cartelera nacional, traducirían como Las chicas contratacan a los mandilones y La esposa asesina inocente, I, II y III, como Arma mortal.
Recuerdo a una señora de mi barrio que, religiosamente, un día después de la emisión semanal de Magnum, llegaba del mandado contando que habían intentado asesinarla, asaltarla o secuestrarla, dependiendo de lo que hubieran tratado las aventuras de Tom Selleck la noche anterior.
En los relatos de Sylvia Aguilar Z. uno también puede escuchar música al leer. Ahí están Cerati y Sting. Y Sabina, cómo no. En la página 79 comienza Y Sabina bailó en El Infierno. En este cuento, Alfonso Poncho Zamora, hijo de Manuel el Nel Zamora, nieto de Raymundo el Mundo Zamora, bebe tequila y comparte una mesa con el cantador español en un antro teibolero, lleno de teiboleras, casualmente. La ciudad en la que transcurre la historia es Hermosillo, lo que la hace más creíble, pues en la capital del noroeste hay más teibolerías que vendedores de jotdogs. Dicen. En la página 84, Sylvia logra que Joaquín Sabina haga el ridículo, pues lo obliga a bailar una canción de Julio Iglesias. Y eso que Sabina ya había pasado por El Aserradero, un lugar, dice Sylvia, famoso por dos cosas: El cabrito y Micky, el jotito que sirve el caldo de menudencias.
Pero como dicen Les Luthiers, para qué seguir abundando en detalles, si ahí está el libro, a la venta, fácil y cerca. Si compran seis, yo les regalo el hielo.

Wednesday, May 25, 2005

Tom Zé: Jogos de armar


el músico bahiano Posted by Hello

A las 7 pm de este miércoles 25, en la sala de cine Alejandro Parodi de la Casa de la Cultura:

Tom Zé
Jogos de armar ao vivo

Un recital para aquellos que gustan de la música.
¿Rock? ¿Pop? ¿Bossa nova? ¿Folk? ¿World music? Sí. Y más.

Tom Zé, bahiano de tiempo completo, músico desde hace cuarenta años, ofrece un espectáculo que no pueden perderse.

Comentarios al final del recital (en caso de ser necesarios): Víctor Hugo Barrera

Admisión: $10

Tuesday, May 24, 2005

Forseps

lenin guerrero y josé fors.

Forseps. IV. Más que hereje, un Adán asceta con más costillas de las habituales, José Fors ha sabido manejar un discurso sexual siempre en busca de la provocación, siguiendo su vocación de destructor y constructor de mitos; quizá sin proponérselo, ha marcado la pauta en ese mito mayor que es el heavy metal en México. En este sentido, Wendy-O es un retorno al culto de la mujer fatal, un homenaje para la ex vocalista del grupo Plasmatics; en El edén participa lo mismo de ese desenfreno sexual que se presumía desde Cuca: “Más rápido, más fuerte, así es como te gusta que te den. Así es como tú sientes el Edén”. Letrista de nada pretenciosos vuelos, Fors domina a la perfección el doble sentido, pero fracasa constantemente como creador de metáforas, defecto que viene a ser lo de menos cuando se trata de rocanrolear como en Mendigo amor y con la voz de Vera Concilión en De revista. Mención aparte su versión de Día Negro de La Barranca, donde el propio Aguilera muestra las sendas por donde repta su guitarra. (LGO)

Sintaxis Visual

la columna de joel verdugo, en el número de mayo de altanoche, la revista.

Sintaxis Visual
Korda

Joel Verdugo

(Salamanca, España). Creo, si es que el editor en jefe no resuelve otra cosa, que esta colaboración asomará por el mes de mayo. Suficiente pretexto para hablar de un fotógrafo cubano de tiempos de la revolución fidelista, anteriores y posteriores, que trascendió a la plástica y al panfleto al ser autor de “la imagen más universal del Che”; claro, me refiero al fotógrafo cubano Alberto Díaz Korda, quien murió el 25 de mayo de 2001 en París, víctima de un infarto cardíaco, a los 72 años.
Era noviembre de 1994 en la Habana. Estábamos tomando un curso en Casa de las Américas un grupo de estudiantes de Ciencias de la Comunicación de la Unison (la Mireyita, el Jorge Angulo, el Choin, el Juan Carlos, el Cuco, por recordar a los más latosos) y el que esto escribe. Fue en la inauguración de una exposición de un fotógrafo colombiano cuando lo vimos aparecer, flaco y desaliñado, bien podía corresponder a una exégesis cubana de nuestro inagotable Papatzul, y, a quemarropa, sin mediar compasión nos contó lo que ha narrado miles de veces: “Sólo dos negativos tomé al comandante Ernesto ‘Che’ Guevara -recuerda Korda, tiritándole las manos al igual que al Papatzul-, fue en marzo de 1960, en La Habana. Estaba a unos metros de la tribuna donde hablaba Fidel, cuando veo acercarse al Che a donde estaban Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir –casi lo cito textualmente, si la memoria no me traiciona-. El Che se acerca a mirar a la gente, lo tengo en el objetivo, tiro uno y luego otro negativo, y en ese momento el Che se retira. Todo ocurrió en medio minuto”.
Fotógrafo de modas y modelos -pero vago en lo más florido del concepto al igual que el Papatzul- cambió ese decorado teatral bartheseano por un instante decisivo y construyó el icono revolucionario más importante del siglo XX.
Después de terminada la retórica, partimos a la “Haydee Santamaría”, justamente a un lado de Casa de las Américas, donde sendas botellas de ron cubano y mucha plástica nos estaban aguardando.
Alberto Díaz Korda, descanse en paz en un aniversario más de su partida.

Korda

en el aniversario luctuoso del fotógrafo isleño, un texto del choin. lo pueden leer en altanoche, la revista, número 8.

Korda

Alonso Castillo

I.
A la fotografía se le atribuye el carácter de objetiva, lo que le significa la propiedad de representar fielmente la realidad. La fotografía periodística a su vez adquiere un matiz marcadamente ideológico pues al implicar el registro de los procesos históricos y sociales la objetividad se vuelve más una añoranza y un romanticismo que una característica establecida con claridad.
La historia sólo ocurre una vez. En la objetividad fotográfica esa es la única verdad y aunque los procesos son cíclicos, la correlación de hombres y hechos no se repite. Ahí que la representación por medio de la fotografía se eleve a mito, al ego de una sociedad valiosa en la medida de sus fetiches: el fotógrafo testigo del sufrimiento y la celebración del hombre que escribe la evidencia del paso del tiempo para que la descubra el futuro.

II.
En 1994 un grupo de estudiantes de la Unison visitó Cuba con el pretexto de un curso sobre preservación de materiales fotográficos. En el recorrido se incluían visitas a instituciones culturales, exposiciones y conferencias. En el lobby de un edificio frente a la plaza Coppelia se ofrecía una muestra de los tres jurados del Premio Casa de las Américas de ese año; Paz Errázuris, Alberto Díaz y un tercero que no recuerdo.
Unas 30 fotos esperaban montadas modestamente alrededor de una habitación rectangular de medianas medidas. Alineadas en la parte central estaban tres austeras bancas de concreto de las que a veces hay en los parques. En una de ellas, con traje tipo obrero de color entre café y verde olivo estaba Alberto Díaz sentado con una pierna cruzada sobre la otra. Canuzco y con el cabello peinado hacia atrás miraba una de las paredes como a quien poco le preocupa lo que pasa alrededor. Él exponía una serie de retratos sobre boxeadores mientras turistas argentinos, venezolanos y colombianos le pasaban por los lados recorriendo una a una la fila de fotos sin siquiera reconocerle y menos prestarle atención. Fue cuestión de que alguno con un poco de vergüenza por el descuido con el que todo ocurría empezara a manera de homenaje al maestro a filtrar comentarios en voz baja sobre la identidad del viejo que fumaba cigarros sin filtro. Luego empezaron exclamaciones de sorpresa: ahí está Korda, ese es el fotógrafo del Che y frases por el estilo hasta que el grupo en su totalidad lo rodeó aunque fuera sólo para tomarse la foto.
Al día siguiente Korda habló para nosotros. Una charla acompañada de vino y ron en el jardín interior de la Casa de la Cultura de Cuba. El tema fue la foto del guerrillero heroico. Dos tomas. El Che con otra persona detrás y el mismo Che junto a las ramas de una palmera. La anécdota es conocida. Más que por la imagen, por lo oportuna que resultó años más tarde para el estado socialista (que concentró en ella “el rostro humano del héroe conmovido y feroz ante la injusticia”) para provecho del aparato ideológico de convencimiento sobre el cubano promedio y los simpatizantes del socialismo en el mundo.
El mito superó la latitud de la isla y después de un conflicto de derechos de autor terminó por convertirse en la imagen más reproducida en la historia de la fotografía hasta el momento actual.
Este noviembre se cumplen 11 años del encuentro con Korda. También en 1995 la VII Bienal de Fotografía Latinoamericana incluía un reportaje gráfico del mismo con un compromiso más personal que revolucionario titulado “Otra patria o Muerte”, sobre los balseros que abandonan la isla. La frase sale del discurso con el que Fidel Castro terminó su participación en la marcha del 5 de marzo de 1960, misma en la que Korda había fotografiado al Che. ¡Patria o Muerte!
La historia de la foto es azarosa. En 1967, tras la captura del Che en Bolivia, el italiano Giacomo Feltrinelli solicitó la imagen a Korda para la primera edición del Diario del Che en Bolivia. Un millón de carteles se imprimieron con el rostro del guerrillero sin que Alberto Díaz recibiera un peso o el crédito de autor. En 1988, después del récord Guiness, Giuliana Schime finalmente atribuyó la responsabilidad al entonces sexagenario fotógrafo.

Sobre la imagen, que permaneció siete años colgada de un muro en la casa de Korda, éste refería la noche de su charla lo poco que le gustaba cubrir eventos del Che porque como regla lo hacía dejar la cámara y agarrar la pala o el machete en los campos de caña. Acostumbrado a fotografiar modelos y eventos sociales, Alberto Díaz aceptó renegar de esa asignación y entonces la mitología de la foto construida por el gobierno cubano sobre la revolución y el Che y Korda estoico empezó a desvanecerse.

Monday, May 23, 2005

La versión eléctrica


y con tantos amigos en cabina, el programa especial de altanoche se inundó de discos que no alcanzamos a escuchar. sobraron canciones, nos faltó tiempo. pero quedan muchos sábados más. y muchas horas para rocanrolear. (sylvia, manuel, edgar, el banner, ck, saúl, joel, gaby: gracias, y más por el vino)

estas canciones se escucharon el sábado 21. (y las que faltaron)

the libertines- can´t stand me now
the new pornographers- the electric version
the shins- kissing the lipless
wilco- at least that´s what you said
billy idol- flesh for fantasy
sonic youth- superstar
the cure- in between days

hüsker dü- something i learned today
radio 4- absolute affirmation
carlinhos brown- vitamina ser
chocolate genius- safe and sound
broken social scene- kc accidental
xiu xiu- fabulous muscles
lcd soundsystem- daft punk was playing at my house

social distortion- ball and chain
rosendo- loco por incordiar
talking heads- girlfriend is better
the smiths- there is a light that never goes out


13


trece

exposición de dibujo

elena alvarado, catalina arce, itzel gómez, olga gómez, margarita romo, margarita iturralde, brenda juvera, gilda mercado, eva martínez, darío sotelo, inés valdes, janeth valdez, karla yescas y venecia lópez.

Lunes 23, 7:30 pm. Sala de exposiciones del Centro de las Artes.

Sábado


y esa noche de sábado 21 a la cabina de altanoche radio llegó medio mundo: saúl esparza y su amiga ana, el banner, edgar aguilar, joel verdugo (¡el joel verdugo!), gaby enríquez, sylvia aguilar, manuel meza, el kuisiberto, el choin y una botella de vino más caliente que una banqueta hermosillense en pleno agosto (y ni así duró más de diez minutos).

también se reportaron alejandro palma y rogelio sainz. noé corrales llegó tarde, pero llegó.

así son los programas de aniversario. y apenas es el primero...

¿y la música? hubo mucha música.

Thursday, May 19, 2005

La taradez


Frases misóginas:

"Pues estará muy bonita, pero de adentro... la taradez"

Lo escuché hace rato. Cuando vea a la bonita les digo si la taradez es genuina o sólo gusto por aparentar.

Wednesday, May 18, 2005

The delivery man


Elvis Costello & The Imposters. The delivery man. Con Elvis Costello no se sabe que esperar. De pronto abandona sus discos de rocanrol y se reúne con Burt Bacharach para rendirle un homenaje a su ídolo. Enseguida colabora con el músico de jazz Bill Frisell. Y, de nuevo, a las grabaciones de rocanrol. The delivery man es su más reciente producción, ahora con nuevo grupo, The Imposters, que no son más que los viejos Attractions Steve Nieve (teclados) y Pete Thomas (batería) más Davey Faragher en el bajo. Napoleón Dynamite no deja de componer y, como en sus mejores momentos, esta vez regresa con 13 temas de la mejor factura posible. La primer canción, Button my lip, muestra a un Costello entre urgente y contenido, con vocalizaciones extremas, con un Steve Nieve desbocado en su instrumento. Excelente apertura. Country darkness es una balada en la que se aprecia el delicioso y dulce guitarreo de John McPhee, el primer invitado en The delivery man. En There´s a story in your voice Costello comparte el micrófono con Lucinda Williams, la segunda invitada del disco. La tercera invitada, la veterana Emmylou Harris, le da otro tono a Nothing clings like Ivy y The scarlet tide. Either side of the same town y la canción que le da título al disco son otros de los puntos altos de la nueva grabación de Costello y sus Imposters. The judgement suena muy bien, aunque la versión que hace Solomon Burke de la canción de Costelllo en su disco Don´t give up on me es genial.Declan Patrick MacManus, también conocido como Elvis Costello, cumplirá 55 años el próximo 25 de agosto. Probablemente en Paddington, Londres, su tierra natal, preparan algún festejo especial. Se lo ha ganado.

From a basement on the hill


Elliott Smith. From a basement on the hill. La repentina muerte de este compositor estadounidense cortó una brillante carrera que apenas empezaba. Con unas cuantas canciones, Elliott Smith se ganó una pequeña legión de admiradores que apreció su talento y su habilidad para escribir temas intimistas, de pequeños dolores que gustan. Steven Paul Smith, de Nebraska, falleció a los 34 años de edad a finales de 2003. El año siguiente apareció un disco póstumo, From a basement on the hill, una colección de canciones que al escucharlas hace extrañar aún más al músico y cantante. Se le comparó con algunos artistas, pero Elliott Smith se ganó su propio espacio, al lado de colegas como el canadiense Ron Sexmith y el también desaparecido (en circunstancias misteriosas, igual que Smith) Jeff Buckley. From a basement… empieza fuerte con Coast to coast y enseguida da paso a una de las mejores canciones del disco: Let´s get lost (I don't know where I'll go now/and I don't really care who follows me there/but I´ll burn every bridge that I cross/to find some beautiful place to get lost). Pretty (ugly before) y Strung out again son sólo otras dos razones para comprar este disco. Y hay 11 más

The man comes around


Johnny Cash. American IV: The man comes around. Lo llamaban el hombre de negro. Muchos años antes que a Tommy Lee Jones y a Will Smith. En su biografía hay conciertos en cárceles, disputas y pleitos a punta de pistola, y un sinnúmero de canciones que grabó en casi cinco décadas de carrera. Johnny Cash, el veterano actor y cantante, falleció en septiembre de 2003, pero dejó como herencia una enorme colección de canciones. En su última grabación, The man comes around, dejó de lado las historias de convictos, obreros y vaqueros para interpretar temas de The Eagles (Desperado), The Beatles (In my life), ¡Depeche Mode! (Personal Jesús) y, sí, Nine Inch Nails (Hurt). Atención a la versión del tema de Sting, Hung my head; parece que el ex Police la hubiera escrito especialmente para Cash. Y aunque Trent Reznor la escribió, Johnny Cash canta con mayor autoridad Hurt: (I hurt myself today/to see if i still feel/I focus on the pain/the only thing that's real/what have i become?/my sweetest friend/everyone I know/goes away in the end/you could have it all/my empire of dirt/I will let you down/I will make you hurt).

Nome


Arnaldo Antunes. Nome. Ya desde el colectivo Titâs en los ochenta, Arnaldo Antunes destacó por sus composiciones y por esa voz que hace ver a Bob Dylan y Lou Reed como grandes cantantes. Desde entonces comparte su carrera entre los escenarios y las editoriales, a veces escribiendo canciones, otras publicando libros de poesía. Y otras veces incursionado en el videoarte. A principios de los noventa creó una obra conceptual a la que llamó Nome. Del video pasó al disco compacto y así apareció la grabación con 23 temas. El tema que da título al disco es de los mejores, con un Antunes aprovechando al máximo su voz. De este disco es Alta Noite, una escalofriante y bellísima canción a dos voces con el piano de Joâo Donato. La complicidad creativa entre Antunes y Marisa Monte hace de Alta Noite una canción excepcional. Un disco para comprarse.

Tuesday, May 17, 2005

Neil Young & Crazy Horse


A las 7 pm de este miércoles 18, en la sala de cine Alejandro Parodi de la Casa de la Cultura:

Neil Young & Crazy Horse:
The Year of the Horse

El veterano compositor y cantante canadiense Neil Young, acompañado por su banda Crazy Horse, es homenajeado por el director de culto Jim Jarmusch, confeso seguidor del, a veces, furioso guitarrista. En este rockumental, Jarmusch captura la esencia del Caballo Loco.

Comentarios al final del recital (en caso de ser necesarios): Víctor Hugo Barrera

Admisión: $10

Monday, May 16, 2005

Salud (dinero y amor)


Un año cumplidito de altanoche. Ya.

A un año de comenzar el programa de los sábados, por la cabina de altanoche radio se pasearon en la fiesta de aniversario La Fran, El Choko y El Choin.

Aquí la programación de esa noche:

Belle and Sebastian- Le pastie de la bourgeoisie
Beck- The new pollution
Joe Strummer and The Mescaleros- Coma girl
Bloc Party- The marshals are dead
Flaming Lips- Yoshimi battles the pink robots pt. 2
J- I wanna be your boyfriend
Tom Zé- Ogodo, Ano 2000
Placebo- I feel you
Pearl Jam- Immortality
Yeah Yeah Yeahs- Y control
The Raveonettes- Attack of the ghost riders
Ron Sexsmith- Hard bargain
Antony and The Johnsons- Hope there´s someone
Los Rodríguez- Salud (dinero y amor)
Dusminguet- Rock & roll
Bersuit Vergarabat- Una muchacha y una guitarra
El Palomazo Informativo- Yo no voté por Martita

El próximo sábado 21 continuamos con la celebración del primer aniversario de altanoche. Más regalos y música durante hora y media.

107.5 fm. En cabina: 2 59 22 80

Thursday, May 12, 2005

Un año


Este sábado en altanoche radio, programa especial por nuestro PRIMER ANIVERSARIO.

¿Y a quién vamos a programar el sábado? Buena pregunta. Se aceptan propuestas. (Admiradores de la Méndez: descansen: no).

altanoche, la revista, es cierto, anda atrasadona. Esperen el número ocho para la semana que viene.

(Es casi seguro que la presentemos en la Alianza Francesa el jueves o viernes: corran la voz).

Sábado de altanoche radio. Sintonicen el 107.5 fm. A las 9 pm. Cumplimos un año.

Habrá sorpresas. ¿Y regalos?

Cabina: 2 59 22 80

Tuesday, May 10, 2005

Stop making sense



A las 7 pm de este miércoles 11, en la sala de cine Alejandro Parodi de la Casa de la Cultura:

Talking Heads/Stop making sense

Una locura en concierto ideada por David Byrne y dirigida por Jonathan Demme (el de El silencio de los inocentes).

Disfrute a los Cabezas Parlantes en un recital único (viva el lugar común).

Comentarios al final del recital (en caso de ser necesarios): Víctor Hugo Barrera

Admisión: $10

Thursday, May 05, 2005

Festival del Sol en Hermosillo


Hoy comienzan las actividades del III Festival del Sol.

6 pm.
Ensamble de cuerdas de la Orquesta Juvenil Sinfónica de Sonora.

6:50 pm.
Musicatástrofe. Música y pintura.

7:20 pm.
Pasarela de modas. Diseñadores hermosillenses.

8 pm.
Mesa redonda con Los Sonidos del Norte de don Juan Lucero y el grupo Herencia.

Todos los actos en la Plaza Emiliana de Zubeldía. Gratis.

Volar papalotes en los cerros


Un poema de Paco Luna, de próxima publicación.

Capitanía de Puerto

Francisco Luna

*
Entre más cerca del puerto
más lejos se ve la playa,
pero para alguien que sabe volar
papalotes en los cerros,
no le asombran el juego
entre los hilos de la memoria
con los caprichos del viento.
Busca el cauce y sus favores
que le dan un aire de faro posible.

¿Hasta cuándo pueden encerrarse en una ostra
los deseos y afanes de un marinero desterrado,
sin mar, ni islas que lo acojan?


**
De la tierra apenas alcanzo el muelle
y relincho.

Grito ¡ajúas! y ¡ayes!
porque desembarco al amanecer
con el animalero que revive en la bajamar.

Entro en los bares del malecón
y doy al silencio el lugar que merece:
el rito inefable,
de regar la tierra a nuestros pies,
con aires de fuego y malabares
que nos envuelven y nos destinan
a naufragar en tierra
y como en las antiguas historias de los griegos,
sombra de imperios
y latinos poetas,
mares y continentes que ganar
y ser capitán de un puerto
entre dos cerros en la finisterre,
la frágil perpetuidad y trascendencia
en el cuadrivium de la palabra.


El aire es polvo de la tierra
y el agua es mar que nos
extingue en su fuego de olas,
altas olas de la memoria y el amor
por estar vivito y compartir
cervezas caguamas,
y un proverbial vuelve a la vida.

Wednesday, May 04, 2005

Los Lobos en Hermosillo


A las 7 pm de este miércoles, en la sala de cine Alejandro Parodi de la Casa de la Cultura:

Los Lobos/Live at The Fillmore

Concierto celebración de la banda del este de Los Angeles en el club Fillmore de San Francisco.
21 canciones que van de un rocanrol a una cumbia, pasando por la canción ranchera, el blues y el rockabilly.

Comentarios al final del recital: Víctor Hugo Barrera

Admisión: $10

Tuesday, May 03, 2005

This is hardcore



Posted by Hello

en altanoche el sábado 29: de invitados el dr. alberto b. disfrazado de betosonic, edgar aguilar y josé abril. una cabina llena de música y buenos deseos para aquellos que creen en la buena vida.

beastie boys- sabrosa
the unfinished sympathy- emerge
modest mouse- float on/bukowski
dominique a- tout sera comme avant
experience- too much love
astrud- todo nos parece una mierda
fangoria vs. sober- carne huesos y tú
depeche mode- it´s no good
texas tornados- (hey baby) que pasó
echo and the bunnymen- altamont
the hidden cameras- i believe in the good of life
le tigre- they want us to make a symphony out of
the sound of women swallowing their own tongues
fangoria- viva el rock
pj harvey- you come through
gogol bordello- when the trickster starts a-poking
rogue wave-kicking the heart out
carlos berlanga- que sería de mí sin ti
pulp- this is hardcore

altanoche. sábados de 9:00 a 10:30 pm. 107.5 fm.
www.uson.mx

Monday, May 02, 2005

DiverCiudad


Una pinta en Melbourne.
Posted by Hello

Terminó DiverCiudad. ¿El recuento de los daños? Hay que esperar noticias...

Alimañas apocalípticas.

Ya pasó el día del niño, lo sé. Pero he aquí un homenaje -tardío- a los infantes de parte del maestro Federico Arana:

"En realidad, los niños son bastante monos, sobre todo si se les desinfecta y se logra evitar que actúen coordinadamente. Contra lo que comúnmente se cree, no resultan excesivamente peligrosos ni está justificado el vicio de señalarles con apelativos demasiado alarmistas: monstruos aviesos, criaturas protervas, alimañas apocalípticas y así".
("Gracias y desgracias de los infantes", pág. 163 de Yo, mariachi. Joaquín Mortiz en su colección Cuarto Creciente). Posted by Hello