Sunday, October 16, 2011

El vagamundo se ve contento. Baila y alza sus brazos hacia la noche que lo abriga. El vagamundo canta y se ve contento. Sucio. Y contento.
El vagamundo se acerca al maloliente depósito de basura y grita como si estuviera en una cena con amigos: “Veamos qué hay de cenar”.
El vagamundo es, y quizá no lo sabe, uno de los indignados. O agraviados. O desprotegidos. Pero se ve contento. Descubrió que sí hay de cenar.

No comments: