Tuesday, February 03, 2015

Álamos al final



Las dos noches previas al cierre del Festival Cultural Alfonso Ortiz Tirado las calles y callejones de Álamos, la ciudad anfitriona, se vieron abarrotadas. Jóvenes, adultos y familias completas de las comunidades vecinas llegaron a disfrutar de la gastronomía alamense, de los espectáculos al aire libre, de la fiesta en La Alameda y la música afuera de La Casa de las Delicias.

Álamos, Sonora. Por varios días la ciudad se cubrió de nubes. Al final la lluvia no se resistió y mojó las calles, techos y fachadas de la Ciudad de los Portales. También cubrió de humedad y frío los últimos días de actividades en el Festival Cultural Alfonso Ortiz Tirado, el FAOT 2015.
La lluvia fue intensa, aunque breve e intermitente. Con eso bastó para que las calles se anegaran. Ramoncita, una habitante de esta ciudad colonial, lo expresa muy claro: Aquí cuando llueve, llueve.
El rumor era el predecible: se suspenderán los conciertos de la penúltima y la última noche. Al menos los que eran al aire libre. Pero la lluvia se comportó amable y además el personal del Instituto Sonorense de Cultura tenía cubiertos todos los posibles problemas relacionados con la lluvia y la abundancia de agua.
Tanto los espectáculos en los recintos cerrados de Palacio Municipal y el Templo de la Purísima Concepción, como los que se presentaron en la plaza de La Alameda, el Callejón del Templo y el foro de rock frente al panteón y La Casa de las Delicias, culminaron en orden y sin más problemas que los normales.
El domingo 1 de febrero Álamos comenzaba a cambiar. Terminaban los diez días de festival y las calles se veían no abandonadas pero sí con menos gente en ellas. La fiesta se despedía.
Decenas de personas paseaban por La Alameda y la Plaza de Armas. Los vendedores de artesanías, de frutas, mermeladas y juguetes aprovechaban la última oportunidad de venta con los visitantes.
Personal del Instituto Sonorense de Cultura se veía por todos los escenarios, en el arduo proceso de desmantelación de los foros, cargando camionetas con el equipo de sonido, con luces, herramientas y demás.
Por las calles, otros cuantos arrastraban sus maletas. Algunos abordarían los autobuses del Instituto Sonorense de Cultura. Otros, los autobuses locales. Muchos iban rumbo al arroyo, en busca de sus autos. Artistas, locales y visitantes se confundían en la mañana del domingo.

El festival de este año había terminado. Y el FAOT 2016 ya se prepara.

No comments: