Thursday, February 05, 2015

Un festival, una ciudad

Foto: Alonso Castillo

Foto: Juan Casanova

Tanto abarca la planeación y organización de un festival como el Alfonso Ortiz Tirado que el Instituto Sonorense de Cultura contrata a personal externo para esos días de fiesta y celebración. Profesionales del sonido y la iluminación para los foros, periodistas para la sala de prensa, edecanes, choferes, más personal para la atención en los escenarios, son un contingente amplio que ayuda a que los espectáculos se realicen y además se difundan en los medios locales y nacionales.

El Festival Cultural Alfonso Ortiz Tirado cada edición deja varias sorpresas, la mayoría agradables. Hace años, por ejemplo, un ex Tuxedomoon tocó en el Callejón del Templo con su grupo Nine Rain el cine concierto “¡Que viva México!”, una maravilla con imágenes de Sergei Eisenstein. También la aparición de Jaime López dejó anécdotas para la historia. Y hay más, muchas más.
Este año se habló de la simpatía de Earl Thomas, un cantante de blues que sorprendió al interpretar poquísimo blues y harto rhytm & blues así como canciones cercanas al neosoul. Sobre el escenario, acompañado de una banda de músicos impecables, Mr. Thomas derrochó carisma y buen canto. De su concierto en el Callejón del Templo se hablará por años.
Las cinco integrantes de Chifladas Tango también sorprendieron por su simpatía y amabilidad. Con instrumentos de viento (flautas, clarinete y clarinete bajo) dieron un repaso a compositores veteranos y algunos contemporáneos. De su recital escuché que lo suyo era demasiado impecable.
Un día antes de que iniciaran las actividades del Festival Cultural Alfonso Ortiz Tirado ya se transmitía el programa especial “Hablemos del FAOT”, a través de iscradio.gob.mx. En él, Juan Arturo Brennan y Carlos Sánchez revisaban el programa diario y las actividades callejeras, así como los conciertos en Palacio Municipal, el Templo de la Purísima Concepción y el Callejón del Templo.
El grupo de músicos que radica en Hermosillo, Libro Abierto, dio un concierto ante poco público en el escenario de La Alameda. Corrijo: no era poco público pero merecían más, sólo que una lluvia matutina no cesó e incluso arreció durante una parte de su espectáculo. El conjunto norteño que comanda David Norzagaray ofreció uno de los más atractivos momentos del FAOT 2015, con su mezcla de música norteña y literatura.
El recital de Eugenia León con la Orquesta Filarmónica de Sonora, bajo la dirección de Enrique Patrón de Rueda, llenó el espacio del Callejón del Templo. La artista merecedora de la Medalla Alfonso Ortiz Tirado dio un repaso a los temas de su larga trayectoria.
De Simone Kermes se habló tanto de su “locura” como de su talento. La soprano demostró ser un incansable animal escénico y con cierta complicidad de Christian Gohmer, director de la Orquesta Filarmónica de Sonora, ofreció en la noche de gala en el Palacio Municipal uno de los conciertos más notables en ese recinto.
Alejandro Filio, en su presentación en el Callejón del Templo, fue quizá el más sorprendido al darse cuenta de que la gente coreaba sus canciones y hacía peticiones desde el inicio. Incluso en un momento olvidó la letra de un tema y el público salvó el trance coreando la canción desde las gradas. A pesar de ser martes, entre la asistencia se encontraba gente de Huatabampo, Navojoa y Sinaloa.
La ambientación callejera y los espectáculos infantiles también contaron cada día con bastante público. Ya fuera frente a la Plaza de Armas o en la escuela Bartolomé M. Salido, cientos de atentos niños disfrutaron de los shows que actores, músicos y clowns prepararon para ellos.
La Banda de Música del Estado de Sonora, con Luis Gerardo Trejo como director, logró atraer a un gran público a su concierto en el Callejón del Templo. La ópera Carmen, también en el escenario del Callejón del Templo, aprovechó al máximo la puesta en escena, bajo la dirección de Luis Miguel Lombana.
El viernes, con la lluvia sobre la Ciudad de los Portales, la soprano Ainhoa Arteta ofreció un recital en Palacio Municipal a las 8 pm. En ese mismo escenario se presentó, casi a las diez de la noche, la cantante Sole Giménez, pues el Callejón del Templo seguía bajo la amenaza de lluvia.
El sábado, ya para cerrar el festival, el cubano Tomasito Cruz y su banda tocaron en el Callejón del Templo. Desde las primeras canciones el público abandonó las sillas y se dedicó a bailar por todos lados, ya fuera enfrente del templete, en la parte de atrás e incluso arriba del escenario.
Ese mismo sábado, a las 10:30 de la noche, Torreblanca y Genitallica congregaron a miles de personas en el escenario de rock del Festival Cultural Alfonso Ortiz Tirado, entre el panteón y La Casa de las Delicias. Se hablaba de entre seis y diez mil personas. La noche anterior, grupos sonorenses tocaron ahí mismo, con menor asistencia de público pero con mayor intensidad:  Antídoto, El Grito, La Perra Vida, Lópezperez y Khafra. Los cajemenses y veteranos de Khafra, comandados por Pascual Meza, cerraron esa noche de viernes.

Según datos del Instituto Sonorense de Cultura, 105 mil personas visitaron el pueblo mágico de Álamos durante el FAOT 2015.

No comments: